miércoles, 5 de diciembre de 2012

De Caminos y Sueños


Entre húmedos pasos sigo tus andares.

Fríos y mojados mis zapatos salpican el agua que inunda el camino custodiado por bosques y sus prados.

Hace horas que no llueve.

A lo lejos el decímetro de agua que arropa al asfalto refleja el cielo cual espejo inmaculado.

Estabas perdida o escondida; o escondida al perderte; o perdida en tu escondite.

Te busco y no te encuentro.

Asomando mi cabeza en un auto a orillas del pasaje, veo mil o más peces dorados haciendo de los espacios un hogar.

De mis ropas una bolsa que pensé en llenar de maravillas para ti.

Cuantos viajes he empezado… 

¿Cuántos más están por venir?

Estos caminos que entre sueños ando…

¿Cuál de ellos me lleva a ti?

En mi espalda llevo el viento y en mi frente tu mirar…

En mis manos un pez dorado…

Y me pregunto y te pregunto:

¿Acaso algún pez nada hacía atrás?...





martes, 13 de noviembre de 2012

A Dark Song, A Sad Song


It’s a sinking feeling, an ominous feeling; like to fight or flight with strength for naught.

It is a murderous feeling.

Gnawing on the back of my neck; crawling on my skull crevices.

Reaching through my ears and messing in my brain.

Not an illusion, not a premonition.

The calm before the storm; while lost on a sea of sand…

On my chest my heart is pounding; beaten to a pulp in a battered pool of blood.

This place is depleting me, it’s dragging me down.

A thousand sleepless nights on a thousand needles bed.

No rest for the wounded, never rest for the dead.

It’s the eternal song of these feelings.

The eternal darkness of my soul.



viernes, 2 de noviembre de 2012

Sobre la Vida y la Muerte


Irónico que en lo inesperado de la muerte el ser humano encuentra la respuesta que esperaba de la vida.

El cúmulo de conciencias que resurgen al momento de morir, la catarsis dramática y los olores que vuelven a despertar las memorias como ningún otro sentido.

¿Qué es la vida?

La respuesta, mi respuesta, podría nunca llenar las páginas de un libro, no porque sea corta, si no porque es imposible llenar lo infinito.

De manera constante pondero la razón de la existencia de todas las cosas, solo para volver a donde comencé; a ese punto donde solo siento un vacío en el pecho y el resto de mi ser lleno de maravillas.

Hoy la muerte nos acompaña, como siempre,  a todos lados, vestida de más colores que nunca antes y perfumada con aromas que nadie conocía.

La vida no tiene símbolos etéreos… me pregunto ¿Por qué será?


martes, 2 de octubre de 2012

Chak, el pequeño Gran Jaguar.


En algún lugar de la jungla nacía nuestro inusual héroe, era un espacio abierto, de los pocos en los cuales se puede ver el cielo desde el piso de la selva. Aquí fue cuando Chak vio por vez primera el mundo.
Siendo el cuarto en nacer, su familia nunca tuvo muchas esperanzas en él, no todos los días una mamá Jaguar tiene cuatro cachorritos y Chak parecía ser muy pequeño y raro como para heredar el Reino del Jaguar.

Chak era chiquito; pero esa no era su principal diferencia, él en lugar de tener pelo dorado con manchas negras, tenía ¡pelo negro con manchas doradas!

Los primeros días de vida de Chak los hubiera pasado muy solito, de no haber sido por Zambo, su mejor amigo. Zambo era un Mono Aullador, que también tenia cosas diferentes, como caminar casi siempre en dos patas y preferir hablar en voz baja que andar gritando; pero su familia siempre lo apoyó y le hizo saber que aunque distinto sería querido y especial.

Las cosas eran muy diferentes en la vida de Chak, ninguno de sus hermanos quería jugar con él, cuando había que hacer equipos, lo escogían al último y siempre se reían de él por su pelo “invertido” y lo chiquito que era a su edad.

Chak no entendía cual era el problema, “si tengo cuatro patas, cola, colmillos, orejas, soy dorado y negro” decía, “¿Por qué dicen que soy diferente a los demás?”

Y la verdad es que sí lo era, Chak tenía habilidades que lo hacían especial, él podía lograr cosas que solo Jaguares legendarios podían, como saltar casi tan alto como un pájaro vuela y tener compasión por todas las criaturas.

Los días de Zambo y Chak eran bastante aburridos, estos pasaban entre hacer tareas, ir a la escuela y el ocasional viaje a la choza de un Medico Quetzal para recoger las medicinas de los demás.
El resto del tiempo jugaban y soñaban que eran grandes exploradores, guerreros invencibles ó sabios capaces de cambiar al mundo; pero también algunas veces debían esconderse de las molestias de los demás Jaguares que siempre buscaban hacerlos sentir mal.

Chak no entendía por qué perdían el tiempo en cosas tan feas como molestarlos, no podía ver el punto, cuando él, lograba más mostrando respeto y una sonrisa sincera.

El tiempo pasó y el otoño había llegado, no que haya mucha diferencia en la verde selva, solo que las lluvias del verano terminaron y ahora tenían más tiempo para divertirse explorando y jugando.
Jugar a ser aventureros era algo que Zambo y Chak hacían muy seguido. Tan concentrados estaban un día, que no se percataron que tan lejos estaban del área de juegos, hasta que una voz que parecía muchas voces les dijo: 

-Niños, no avancen más, vuelvan a casa, no salgan de la Jungla, es peligroso, vuelvan con sus madres y hermanos, a ser felices... –pero Chak interrumpió:

-Felices, dices, voz misteriosa; el volver a casa no nos hará más felices

-Pequeño Chak –contesto la voz -haz caso de alguien que ha vivido mas que tú, respeta a tus mayores, no por viejos si no por sabios. –dijo, bajando de los arboles.

La voz era de Yaaxy el Medico Quetzal, si nunca has visto un Quetzal, imagínate un ave color verde; pero ahora agrega destellos de todos los colores del arcoíris y dorado y plata bajo el sol. Yaaxy tenía dos plumas muy largas en su cola y una bella cresta de plumas amarillas, su pecho cubierto por cientos de plumas color rojo carmesí.

Pero su mirada no era tan alegre como sus colores, los Quetzales viven muchos años  y Yaaxy ya había vivido más que nadie de su especie. Esto lo había hecho sabio, solitario y rudo; pero compasivo y deseoso de enseñar. Lastima que muchos jóvenes no quieran escuchar a sus mayores, tienen tantas historias que contar, que podríamos escribir millones de cuentos como éste que lees ahora; pero volviendo a la historia…

Chak pregunto por qué no debían seguir, no para desobedecer; pero como sabrás bien los gatos son muy curiosos. A esto Yaaxy le contesto que salir de la jungla no es un juego y que solo los que están dispuestos a grandes retos deberían intentarlo, con la única intención de crecer en el interior. Les contó que en lugares lejanos hay muchos animales, muchas costumbres diferentes y que a veces es mejor quedarse en casa y en paz.

Chak pensó que a ellos nunca les había ido bien en casa y que sería bueno viajar y conocer criaturas y lugares diferentes, como “La Tierra de los Valles y las Montañas”.

Pero su miedo era mas grande, no quería abandonar la seguridad de la Jungla y pensaba que igual en otros lugares también se burlarían de ellos.

Yaaxy viendo en Chak su dilema, les dijo: “pequeños niños, ustedes nunca me habían visto; pero yo siempre los he ayudado, con medicinas, cuidados y sabiduría. Ahora pienso que tal vez, si están preparados, es el momento de que ustedes me ayuden. Si están dispuestos y su valor es suficiente, podrían venir conmigo a conseguir ‘El Agua de los Ancestros’ en un viaje a tierras lejanas y desconocidas”.

El Agua de los Ancestros, les explicó, es un liquido mágico que puede conceder el deseo mas profundo de tu corazón, seguramente estas pensando que pedirías Tú; pero debes saber, como en ese momento Chak y Zambo descubrieron, que el Agua de los Ancestros no concede deseos materiales y no hace realidad nada por lo que no estés dispuesto a dar tu mayor esfuerzo.

A los dos amigos esto les emocionó, Chak se imaginó siendo el Jaguar más grande, fuerte y confiable.  Zambo se veía enseñando cosas importantes sobre la vida y el mundo a todos en la Jungla. Tan emocionados estaban que no se dieron cuenta que sus patitas ya habían decidido avanzar cientos de metros fuera de su hogar con Yaaxy riendo y volando sobre sus cabezas.

Pasaron días viajando y las sorpresas seguían apareciendo, conocieron ciudades grandes y chicas, unos monos sin pelo que los alimentaron, otros que trataron de capturarlos; pero la mayoría los veía con una mezcla de temor y asombro.

Una tarde mientras transcurría su viaje, el anciano Yaaxy parecía mas cansado de lo normal, en días anteriores se le había notado triste, sus plumas habían perdido brillo y su canto no era tan hermoso por las mañanas. En varias ocasiones tanto Chak como Zambo, preguntaron si necesitaba algo, si quería volver y dejar todo atrás, pero Yaaxy siendo medico, solo volaba y juntaba unas cuantas plantas y semillas, las cuales comía y decía sentirse mejor. Sin embargo, en esta ocasión ninguna medicina parecía ser suficiente para levantar su espíritu.

Preocupados decidieron cargar al Medico Quetzal hasta algún lugar seguro y buscar ayuda; pero Yaaxy se los impidió…

-Niños, no se molesten. –Les dijo Yaaxy agotado –no hay ayuda para mí, no hay medicina suficiente, es hora de viajar al cielo eterno del cual no se puede regresar.

Chak no entendía nada; pero su guía y maestro de muchos días continuó.

-Durante todo este viaje he tratado de ser su maestro y protector, pero en verdad se han convertido en mi mas amable compañía, la mejor que he tenido, sin darme cuenta se volvieron lo más importante para mí –les dijo con débil voz…

-Ustedes recuperaron algo que pensé estaba perdido para siempre, mi confianza en los demás y la emoción de una última gran aventura. Ahora, antes de partir, quiero pedirles que sigan su camino, que no desistan, avancen, corran hacía la Tierra de los Valles y las Montañas, busquen el santuario protegido y obtengan el Agua de los Ancestros, no se rindan, cumplan todos sus sueños y cuando lo hagan, vuelvan y pasen lo aprendido a todo aquel que quiera escucharlos… adiós, niños míos, el camino será difícil; pero sé que podrán lograrlo… hasta siempre… los… quiero…

Y tras decir esto Yaaxy dejo salir un pequeño silbido, cerró los ojos y no despertó nunca más.
A Chak y Zambo los invadió la tristeza más grande que se puedan imaginar, no querían comer, levantarse, ni mucho menos continuar con su viaje; pero el recuerdo de las ultimas palabras del Quetzal resonaron mas fuerte en su interior y con mucho esfuerzo siguieron de nuevo su camino.

Pasaron varias semanas de caminar con tristeza y en silencio, hasta que llegaron a un gran Valle, rodeado por montañas altas de picos nevados y bosques de pinos. El clima era frio, parecía que el invierno estaba por llegar, aunque ninguno de ellos había vivido uno,  tanto tiempo así habían estado viajando en busca del Agua de los Ancestros.

Esa mañana llegaron a un edificio antiguo, tan antiguo como muchas de las piedras con dibujos que se asoman en la Jungla de donde venían.

Fue así como supieron que estaban cerca de cumplir todos sus deseos…

Recordemos que el Agua de los Ancestros no concede ningún deseo por el cual no estés dispuesto a dar tu mayor esfuerzo y ellos no eran los únicos buscando este tesoro.

A la entrada del santuario estaban los animales mas extraños que ninguno de ellos hubiese visto, de lejos parecían ser perros; pero ninguno de ellos tenía pelo, salvo uno, el más grande y temible tenia solo un manojo de pelos blancos sobre su frente.

Al ver a nuestros héroes, este perro de nombre Chemo gritó: “Banda de los Xolos ¡Firmes!” e inmediatamente todos los perros voltearon y empezaron a ladrar y enseñar sus colmillos. Chak dejo salir un nervioso rugido; pero decidido, avanzó hacia la jauría.

Ya frente a ellos Chemo a la cabeza del grupo se acercó amenazante… Para su sorpresa, cuando abrió la boca salió una voz calmada, noble y amable. Chak y Zambo tratando de recordar lo temibles que les había parecido al principio y sin reírse comenzaron a contarles de su viaje y como habían perdido casi toda la esperanza con la partida de Yaaxy.

Chemo y su banda de los Xolos les contaron el porqué de su presencia. Empezó diciendo que al ser “pelones”, eran rechazados por todos los perros. Que su grupo sabía que en el pasado se les consideraba grandes animales y tenían un lugar privilegiado; pero ahora eran vistos como perros “feos”.

Continuó diciéndoles que estaban en el santuario para recuperar su gloria, que solo bastaba con ver las pinturas del templo, para darse cuenta del orgullo de sus antepasados y que las diferencias que eran para algunos una carga, para ellos era el motivo que los hacía tan inigualables. Dueños de la tierra de sus antepasados y fieles protectores de su tesoro, el Agua de los Ancestros.

Chemo bajo la cabeza por un rato como pensando y con un chasquido de su hocico indico a su grupo que los dejara pasar. Chemo decidió que Chak había pasado la prueba, demostrando el valor suficiente para luchar por sus sueños al continuar con su viaje, aun después de perder a alguien tan importante para él, el líder de los Xolos creyó firmemente que el par de amigos merecían el Agua de los Ancestros.

Así con el permiso de sus guardianes entraron al santuario y ahí tras pasar varios pasillos, llegaron a una recamara con muchas y muy hermosas pinturas que mostraban Águilas, Serpientes, Xoloitzcuintles (perros como Chemo) y Jaguares.

En el centro de la recamara un pedestal tenia en su tope una vasija de barro negro y en su interior su recompensa, el preciado, codiciado y mágico… vacío.

-¿Vacío?  -dijo Zambo – ¿es que se la han llevado toda? –continuo con sorpresa y decepción; pero antes que pudiera decir algo más, apareció Chemo por un pasaje secreto y les explicó que el Agua de los Ancestros era una leyenda, creada como un premio misterioso para que aquel que estuviera dispuesto a luchar con fuerza por lo que desea y mientras la buscaran, lograran alcanzar  sus sueños.

Tal como Chak hizo durante todo el viaje, probando que esta lleno de fuerza, valor y confianza, que era todo lo que soñaba ser; pero sobre todo aceptación por lo que lo hace único, aunque sea un Jaguar como todos los demás.

Nuestro confundido héroe guardo silencio y después de un tiempo de estarlo pensando,  entendió todo, Yaaxy nunca les mintió, todo se los dijo desde un principio, el Agua de los Ancestros no concede ningún deseo por el cual no estuvieses dispuesto a darlo todo, sus sueños de ser grandes guerreros, exploradores y sabios se cumplieron durante el viaje a la Tierra de los Valles y las Montañas.

Chemo les dijo que tenía un regalo más para ellos antes de que volvieran a su hogar, les dio algo precioso, un “Consejo”, Tú sabes que es un consejo ¿verdad?; pero Chak nunca había oído uno y lo escucho con toda su atención. Chemo les dijo que a su regreso tuvieran mucho más cuidado, que al entrar el invierno, surgen muchos peligros, animales hambrientos pueden verse tentados a hacer daño para sobrevivir y que siempre tuvieran la mirada al frente, otra atrás y una al cielo…

Chemo tenía razón, los animales tenían hambre, otros estaban en sus madrigueras y no saldrían hasta la próxima primavera, muchas aves volaban frenéticas hacia el sur, parando solo para descansar un poco y tener fuerza para cazar a sus presas.

Y el consejo les fue útil casi de inmediato pues al salir del santuario la banda de los Xolos estaba siendo atacada por una Halcón Peregrino,  Xica, era su nombre y se le veía tan hambrienta que estaba dispuesta a enfrentarse con una jauría tan grande como la de los Xolos.

De pronto cayendo tan rápida y fría como granizo en una tormenta, Xica tomo con sus garras al más pequeño y desprevenido del grupo, abriendo sus alas al máximo comenzó a aletear y elevarse pensando que la cena estaba servida; pero al instante, un destello de negro y dorado le arrebato al cachorro de sus mortales garras ¡Era Chak! Que pegando el salto más alto de su vida logro salvarlo. Ya en el suelo Chemo impuso el orden y los demás perros tomaron formaciones defensivas ante los constantes ataques de Xica, que no podía rendirse para conseguir su comida.

El Jaguar saltaba de un lado al otro cuidando a todos, Zambo gritaba como loco y aventaba piedras y los Xolos lanzaban mordidas feroces cada que Xica intentaba tomar a uno de ellos…

La lucha parecía no tener fin hasta que el viento trajo consigo el canto de una ave, eran como muchas voces al mismo tiempo, un coro celestial y a la distancia Chak y Zambo vieron la silueta de su querido Maestro Yaaxy.

El canto desconcertó tanto a la Halcón, haciéndola creer que había refuerzos desde el aire que mejor decidió huir. Justo cuando se fue, Chak busco en el cielo a su amigo; pero no pudo ver a nadie, el canto había terminado, volteo a ver a Zambo y no necesitó decirle nada, los dos sabían que desde el cielo alguien siempre los cuidaría.

Tras lo ocurrido y ya en calma, empezaron a despedirse de todos en el Santuario, Chak y Zambo regresaron a la Jungla donde contaron todo su viaje, les explicaron a todos que aunque hay diferencias, al final, todos somos parte de un mismo mundo y que todos al ser iguales por dentro, tenemos derecho a ser felices, que las costumbres no son malas, sino parte importante de lo que es un grupo inigualable y orgulloso de sus tradiciones.

Les enseñaron que no se necesita magia para alcanzar los más grandes sueños, solo mucho esfuerzo y dedicación, que todo es posible si tienes el valor de intentarlo y que no se necesita cambiar lo que uno es, para ser querido y respetado por los demás.

Las demás criaturas se dieron cuenta que Chak a pesar de su edad, se había convertido en un Jaguar sabio y valeroso, tal como los Jaguares legendarios en las piedras antiguas y a partir de ese día se convirtió en un ejemplo y líder para todos.

Así es como yo me aprendí su historia, Chak se volvió tan importante, que nuevas piedras se hicieron contando su vida; pero lo importante no es saberse el cuento si no aprender de el… Y dime… ¿Qué aprendiste Tú?...

FIN


domingo, 16 de septiembre de 2012

Recuerdos del Otoño


La inclinación de la colina se expandía ante mis ojos, en tus corredores empedrados la humedad de la madrugada aun escurría, suave, lenta.

A cada tramo que cubrían mis infantiles pisadas, nuevos sonidos hacían su hogar para siempre en mi memoria.

Aquel olor, aquella ave que cantaba en las ramas, el insecto que sobre mi cabeza surcaba el aire.

Un cerro en espiral en las regiones altas de tus costas, vestigios del pasado que muchos ya olvidaron, que olvidamos a diario y que se olvidarán para siempre.

Callejuelas y callejones en interminables subidas y bajadas, de tarde tu nombre suena en las voces de los comensales, de los estudiantes, de los que al terminar el día se sientan en un café a ver la lluvia atravesar los rayos de las luminarias en tus banquetas.

Siempre te recuerdo en Otoño, siempre que el Otoño de la estepa me traiga con sus últimos vientos del Sur, en susurros tus eventos.

Seguro hoy ya no eres lo que recuerdo, ni eres lo que soñaba que podías ser, seguro hoy mis recuerdos están en mezcla con mis sueños, sueños que nunca podrán ser.

De la mano de mis padres a veces te veo en las noches, fundida con par de ciudades más, lo que veo no eres tú, lo que añoro fue mi hogar…

Nunca más volví a ti, igual un día lo haré, aunque el miedo de verte hecha ruinas, sin tu alfombra de hojas muertas, ni tus bosques y tu niebla, no me haga sentir bien.

Será mejor dejarte en ilusión, en anhelo, meta y triunfo, tal vez no desapareciste, tal vez solo te fuiste como yo…

 Y en el camino te encontraré…



jueves, 13 de septiembre de 2012

Sin Limites


Si mis bordes se desvanecen y los limites que me contienen se vuelven humo…

Si mi ser se mezcla con el viento y con él me vuelvo uno…

Y en la búsqueda de la verdad absoluta, lo absoluto se vuelve insoluto y sin valor…

¿En que radica la existencia de lo existente?…

Solo cuando te veo existes… 

¿Pero si te recuerdo ya existes?...

Dentro del huevo de la sin razón las palabras crecen…

Cuando se abra al fin, ninguna ave milagrosa saldrá…

Porque no hay limites, 
no hay bordes, 
no hay yo…



Womb of the Creatrix by Kate Cleaves

domingo, 9 de septiembre de 2012

Recovecos


Y cuando miro al cielo, me doy cuenta la de futilidad y la insignificancia de mis actos.

Que bajo el orden mayor del universo el batido de las alas de una mariposa puede ser causa y efecto; pero no por ello creará un huracán en mi interior.

A veces las cosas parecen grandiosas y magnificas, la realidad puede ser diferente bajo la óptica contraria de aquel que ve más allá de sus hombros.

Ver el cielo en blancos y azules ó cualquier otra bitonalidad es cegarse a la profundidad del mismo.

Lo mismo a la profundidad del individuo y el efecto de sus causas.

Sucede que en alguna ocasión alguien me dijo que no había forma de ser feliz sabiendo el porqué de las tinturas del cielo, que la magia se pierde en la conciencia y que la fe se desvanece ante las pruebas contundentes.

Que en la ignorancia hay bendiciones…

La verdad, esta noche, tan llena de cosas en mi mente y tan vacía en otras, revuelvo en mis pensamientos las palabras simples de gente mas simple y en muchas ocasiones más feliz…

Reflexionando en retrospectiva interna para todo aquel que me lea, diré que me agrada estar en ignorancia, en el no saber si considero todo lo escrito aquí en esta ocasión verdad o mentira…


miércoles, 5 de septiembre de 2012

Frustración


La frustración es una extraña compañera, se retuerce en mis adentros.

Elimina mi tranquilidad, destroza mis dientes y perfora mi cráneo.

La inmaterialidad de la misma busca hacerse física.

Allana la razón y desata su condensada mezcla de formas inoportunas.

Vociferante, feral e intolerante.

Frustración eres extraña compañía…

Y cuando no me acompañas, mas que extraña, parece que te extraño…



martes, 4 de septiembre de 2012

Cuarta y Ultima Parte

( A la Primera Parte aquí )


…Con su cerebro registrando cada uno de los ligeros sonidos que el viento le revelaba decidió desplazarse cual pequeña persona sin un año de vida, abriéndose camino con palmas y rodillas.

Todo a su tacto era verde y los aromas eran húmedos, con el sabor de la vida, la asfixia del silencio y la penumbra de la noche eterna no parecían ser igual de terroríficas, no comparadas con la sensación tibia de la masa amorfa que ahora era el cuerpo del Doctor.

Con cierto alivio dejo al cadáver atrás moviéndose en dirección hacia donde el viento parecía mas fresco y los sonidos indicaban un mayor espacio.

Las rocas eran suaves, pulidas y trabajadas por el agua durante milenios y de lo que parecía ser el techo caían de cuando en cuando las gotas que con caricias abandonaban sus grietas desde la superficie.

Todo indicaba que estaba en alguna especie de caverna, algún flujo olvidado del rio en el que estaba antes.

De pronto algo capto la atención de su piel, la textura inconfundible de la corteza de un árbol, al principio pensó que se trataba de un viejo árbol caído ya que su largo se extendía en horizontal, hasta que siguiéndolo se encontró frente a la unión entre este o esta y el cuerpo principal de la masiva planta.

Usando de soporte el tronco, trato con dificultad rodearlo tropezando varias veces con las demás raíces que sobresalían del rocoso y lleno de musgo suelo.

Maravillado por la enormidad del ente por poco omite la única pieza que no encajaba en la corteza, cabello, rígido, punzante, sobresaliendo de una nariz bulbosa y sobre una sonrisa que resonaba a través del tacto… El Doctor estaba frente a él…

Con un miedo penetrante trastabillo y su espalda encontró una de las raíces, mientras que con instinto buscaba como defenderse, el Doctor avanzo un par de pasos, hizo un sonido turbio al pasar aire de manera violente por sus orificios nasales para escupir y comenzó:

-Como sabes que estas vivo- no era pregunta ni afirmación- como sabes a que sabes si no te has probado nunca, si nunca te has comido, como te nutres de ti, como te alimentas, como creces- continuo en tono plano.

-Cuando y cuanto vives, como y cuando mueres, yo soy muerte y vida, tu muerte y tu vida.

El sujeto, temblando en impotencia escuchaba sin desearlo y pensaba o recordaba que nunca había conocido al Doctor antes… que no había forma de saber porque lo pensaba Doctor… ¿Quien era él? ¿Que era él?...

¿Como habían llegado hasta aquí? ¿Y que era aquí?...

Y en un instante todo cobro sentido… en un momento todo volvió a su lugar… sus ojos estaban ahí y su boca se estaba moviendo… en su mente “yo existo” se repetía sin cesar y a sus oídos llegaron sus palabras…

“Cuando y cuanto vives, como y cuando mueres, yo soy muerte y vida, tu muerte y tu vida… yo soy tú, o mejor dicho, yo soy yo...”

El árbol se envolvió de llamas y el suelo tembló, frente a él estaba él mismo y su larga vida se consumía a sus espaldas.

El fin violento trajo nueva luz a su mirada, su  cuerpo daba vueltas, el vértigo se apodero de todos sus sentidos y las imágenes de la muerte en el campo de batalla se tornaron nueva realidad…

En sus manos el arma incendiaria, un lanza llamas, rociaba muerte a las pequeñas chozas de paja donde el “enemigo” vivía… Confundido por la onda expansiva de alguna explosión su mente le revelo su verdadero ser, en otra vida salvaba vidas, en esta las tomaba sin pensar o al menos eso creía
.
El vistazo de su infierno personal, la angustia de su corazón acallado y ciego por la inercia de las ruedas de acero carcomieron su mente y redujeron su espíritu a cenizas… como las que ahora flotaban en el aire.

Y en pesadilla y epifanía su risa, la risa, resonó en lo profundo de su ser y el verdadero enemigo revelo su rostro y el rostro era el suyo…

Desmontando los contenedores de su espalda y posándolos en el suelo, sin miedo a la muerte en ráfaga de plomo, retiro de su cinturón el arma corta y disparo contra los tanques de combustible envolviéndose en el pegajoso químico de muerte ardiente.

Como el árbol en su visión, su grandeza y raíces ardieron ante el candor de sus pecados

La muerte llego a sus manos y nada sería sorpresa en el mas allá, pues ya había visto el infierno antes de llegar a el y quedarse para siempre…



jueves, 9 de agosto de 2012

Tercera parte.

( A la Primera parte aquí )
...Mientras su cuerpo se desplazaba a través del aire, durante lo que parecía una eternidad, trató de despertar.

Seguramente esto es un sueño, buscaba reafirmar en su mente; pero la caída continuaba en la penumbra de aquellos que no perciben ninguna luz, de los que son ciegos.

En su rostro, el espacio vacío tras sus párpados sellados, revelaba no sólo ceguera, si no ausencia absoluta de órganos visuales...

Sus oídos trabajaban al doble y aún así seguía cayendo, no había nada al rededor, ninguna referencia que le indicará cuan rápido o cuanto había ya descendido a merced de la gravedad.

Y de pronto de arriba hacia abajo y a mayor velocidad que la suya, escucho con claridad la risa macabra del Doctor, justo después de esto se le alcanzó oír decir "aún falta más" y después el sonido peculiar de un cuerpo chocando contra el suelo a velocidad terminal...

Con un grito que no existió, el sujeto sabía su destino, moriría de igual forma, aplastado.
Su horror era mayor al no saber la distancia que a él le faltaba...

Pero el choque nunca llegó, sin dolor, suavemente, sintió en sus piernas expuestas y las palmas de sus manos, la caricia del pasto y la humedad del rocío...

( A la Cuarta y Ultima Parte aquí )

sábado, 4 de agosto de 2012

Segunda parte.

( a la Primera parte aquí )

...Con un estallido el agua golpeó sus troncos, los movía violentamente, la fuerza del agua brava pudo más que los amarres que mantenían unidas las piezas de la balsa.

Sin previo aviso estaban sumergidos hasta el cuello, imposibilitados, a merced de la corriente.

Extrañamente el Doctor conservaba la calma, más que nunca su rostro parecía el de un mamífero acuático.

Mientras que el aún más confundido sujeto descubría con angustia porque no podía hablar y en esta caso, tratar de tomar aire a través de la boca...

Con sus dedos lastimados por tratar de conseguir agarre en las rocas de la rivera, buscó la comisura de sus labios... con nuevo horror se dio cuenta que no tenía boca...

En su lugar estaba la continuación bizarra de sus mejillas, del borde inferior de su nariz no existía más que una planicie cutánea que se extendía hasta su mentón.

El Médico que flotaba cuál boya en vertical, dejo escapar una sonrisa burlona, tan sólo su bigote se perdía de cuando en cuando bajo la superficie encrispada del agua; pero la intención se notaba en la mirada cínica que proyectaban sus ojos tras los lentes.

¿Era todo esto obra suya? pensó con temor, cerrando los ojos para tratar de recordar.

Al hacerlo todo se volvió negro y no sintió más el flotar de su cuerpo en el agua, sólo la sensación de sus órganos internos agitandose en sus cavidades... estaba cayendo y ahora no tenía ojos...

( a la Tercera parte aquí )


jueves, 2 de agosto de 2012

Primera parte.

No recordaba como había empezado su viaje o el motivo del mismo, cuando abrió los ojos estaba con el Doctor en una pequeña balsa hecha de troncos flotando por un calmo río.

Al absorber con su mirada todo el entorno trató de incorporarse, sólo para darse cuenta que tenía varios vendajes en las piernas.

El médico le dijo relajado, que sólo eran para evitar una infección, las sanguijuelas se habían estado alimentando de la parte en la cual sus pantalones no cubrían la piel de sus piernas.

La luz reflejada en la superficie del agua se sentía como un millón de agujas al rojo vivo en su cabeza.

Cuanto tiempo había estado flotando en la improvisada embarcación y cuál había sido su última comida, eran los cuestionamientos que pasaban por su mente.

El Doctor, un hombre robusto, con anteojos y un bigote negro estilo morsa, le preguntó si se sentía mejor,a lo que el hombre respondió moviendo su cabeza y hombros en señal de desconcierto.

Cuando trató de hablar se sorprendió al saber que no recordaba como hacerlo, ni siquiera recordaba como mover los labios.

Intentó gritar; pero todos los esfuerzos parecían inútiles, el no saber si alguna vez había hablado o si era un fenómeno nuevo perdió toda importancia cuando el bigotón galeno tomó un remo y comenzó a sumergirlo con alarmada rapidez en el lecho del río...

Frente a ellos las turbulentas aguas blancas características de los rápidos parecían extenderse más allá de lo largo que es el tiempo...

( a la Segunda parte aquí )


lunes, 30 de julio de 2012

Reflexión

Esa tarde me encontré por casualidad con alguien a quién consideraba un enemigo, en el pasado siempre buscamos evitarnos y nuestras voluntades eran tan opuestas e intrínsecas como el día y la noche.

Lo encontré en un pequeño restaurante, mientras pedía mi comida. Entró sin anunciarse y a un lado mío me saludó cordial.

En un tono jocoso me reclamó sobre nuestras rencillas pasadas y mi mente se quedó en blanco por unos segundos, lo único que pude responder fue que no era nada personal, sólo resultado inherente de mis deberes en ese entonces.

La cajera ya había surtido mi pedido y tome la billetera para pagar.

En las manos de este ahora hombre, estaba su usual ramo de flores para vender.

Me di cuenta que observaba mi comida y el billete con el que pagué. Sin reparo alguno me pidió dinero como cuando era un niño y solicitaba dádivas en mi trabajo.

Antes se lo hubiese negado y en cambio recibiría sólo una mirada de desprecio; pero ese día no, ese día recibió mis monedas y una sonrisa.

Tomo el dinero y de inmediato ordenó un plato de comida.

Le di la mano, le pedí que se cuidara y me marché.

De camino a casa sólo podía pensar en que no por más avanzar en el camino de la vida, se aleja uno de su punto de partida.

Muchas veces nos movemos, caminamos; pero el sendero es un círculo y tarde o temprano regresarás al inicio.

Los ciclos y los plazos siempre se cumplen...


jueves, 26 de julio de 2012

Mirna


Desde el último descanso de las escaleras y a través de las barandas, veo en el fondo el retorcido cuerpo sin vida de Mirna.

Su cabeza ha girado casi ciento ochenta grados, sus piernas están deshechas y  en su extremidad superior derecha, ahora existe una nueva articulación…

El punto es que no me sorprende su muerte, lo sorprendente es que he tenido al fin el valor de matarla…

Nuestra historia comenzó hace muchos años, mi madre la trajo para hacerme compañía, de alguna manera pensó que sería mejor que conviviera con ella en vez de prestarme la atención que una madre les debe a sus hijos.

Al principio todo era emocionante, aprendíamos todo juntos, éramos inseparables; pero sus celos eran grandes, nunca me permitió conocer a nadie más, la situación era cada vez más absurda, entre gritos y alborotos lograba hacer que nos quedáramos de nuevo solos, siempre era Mirna y yo…

En las fotografías  durante toda mi vida siempre estaba ahí, detrás mio, tomándome del hombro, incluso después de que mi madre muriera.

Ahora ya cerca de mis cuarentas no soporté más el enclaustro, debía hacer algo, Mirna debía irse para siempre…

Idee mil planes, tramas elaboradas en las que ponía veneno en su comida o dejaba caer uno de los libreros sobre su pequeño cuerpo; pero al final fue mas sencillo y visceral, más enfermo…

Aprovechando su ciega confianza la llamé hacia mi y con ese paso torpe que tanto odié en los últimos años, se acercó, acaricié sin decir nada su cabeza, la tome súbitamente y la hice girar tan rápido como pude….Aterrado la arroje por las escaleras y la gravedad hizo el resto del trabajo…

En el suelo mientras se retorcía en espasmos incontrolables Mirna repitió su frase favorita… “Mirna quiere galleta, Mirna quiere galleta…. Mirna… Mir…”

Esa maldita ave me costó mi soledad, la relación con mi madre, años de cuidados y gastos inútiles y aun le quedaban casi 20 años de vida.

Escúchenme y escuchen bien, nunca, le regalen un Perico a un niño, nunca subestimen la obsesión de un ave con su amo…

Al final soy libre, ¡Te veré en el infierno, maldita Mirna!....


lunes, 23 de julio de 2012

Hoguera Expiatoria


Sentado a la orilla de la pequeña escalinata a la entrada del patio.
Reviso las cajas en las que guardo los recuerdos.
Recuerdos que no son míos; pero que custodio y repudio.
Enfrente de mi rostro la pira arde ya.

Uno a uno, sobres, cartas, fotos y papeles entran en las flamas y comienzan a humear.
En círculos se elevan al viento exorcizando viejos demonios.
El fuego y la tierra reclamaran todo lo escrito y limpiaran la suciedad que dejaron atrás.

Durante horas el calor alcanza mi cuerpo y en mi espalda el frío de lo dejado atrás.
Cada pedazo de papel al ser lamido por las flamas parce gritar mientras se encoge dejando cenizas.
Y del cielo un llanto más, que con dolor parece abrirse con un audible tronido.
La lluvia amenaza mi ritual; pero no es suficiente.

Las flamas han devorado todo. 
Solo brazas en agonía y charcos de lluvia veo.
El fuego no es más.
Y del suelo ahora nutrido, nuevos recuerdos surgirán.



lunes, 16 de julio de 2012

Soneto Incierto


Quisiera, mis dedos lograran alcanzarte
Que mi ser viajara homogéneo al viento
Y en la noche sombría, susurrar mi nombre
Para que sepas, estaré ahí por siempre.

Ese día gris vi tu espalda comenzar a caminar
Mi mano extendida, trato de alcanzarte;
Pero tu cabello era humo intangible.
Te fuiste silenciosa, sumiendo mi corazón en espeso sin saber

La incertidumbre duele más que el resultado desfavorable
Si la confianza en saber que me amas fuese suficiente
No dudaría hoy; pero en tus besos había un “no”.

Bajo el agua fría que escurre por mi frente suelto mis lagrimas
Sé que volveré a verte y en tus ojos veré mi amor
En tu sonrisa una esperanza y en tus palabras otro “no”.







viernes, 13 de julio de 2012

Muerto de Corbata



Atar bien mi corbata, asegurarse que el nudo sea el correcto, que el tamaño deje suficiente tela por encima para que la prenda luzca todo su esplendor.

Revisar los zapatos, bien, ni una mancha en ellos. También apretar los nudos de las agujetas.

Cuando uno esta por suicidarse la segunda elección que debe hacerse, después de decidir morir claro esta, es como se verá uno cuando lo encuentren.

Aunque parezca ridículo, hay que pensar en lo que se deja atrás, puede que el perro sea el primero en encontrarme y quiera lamer mis pies porque mientras me sacudía incontrolablemente los zapatos que no asegure bien salieron volando.

¿Y como se vería mi foto en el periódico?

Perdería todo el dramatismo tan elaborado suicido, si la cara de estúpido del Labrador Dorado que me regalo el jefe para deshacerse de él, saliera en la foto lamiéndome los pies, mientras alrededor de este cuerpo están los servicios forenses tan sobrios y elegantes como siempre...

O que tal si esta mañana no me hubiera rasurado, después de muerto el pelo sigue creciendo por algunos días... y si pasan los suficientes, pensaran que no morí con dignidad, tendré cara de alcohólico o peor aun ¡de vagabundo!

No es el tipo de publicidad que la empresa necesita en estos tiempos, mucho tendrán en sus platos el Lunes que no me presente a la reunión...

Pero ese no es el asunto aquí, que cantidad de tonterías uno piensa en los últimos minutos de vida.

Ok, ok, concentración muchacho, concentración, la nota esta lista, pero repasémosla una vez más, todo debe ser perfecto, un solo error y lo único de lo que tienes control en tu existencia de porquería será muestra que ni morir puedes hacer bien...

Veamos:
Mundo cruel, frío y horrible
Me despido de ti
No supiste ser mi amigo
No supiste hacerme feliz.

Bien... ¿o no? Y si lo cambio... no, no, para eso pague al escritor de Hallmark una fortuna... sigamos:

A los quince supe que eras vacío
Cuando sin más
Te llevaste a mi querido Rigo.
No había mejor Hámster en el mundo
Por los 10 días que viviste.

Espero que quien encuentre la nota primero, la pueda leer en voz alta y no solo la meta a una inceremoniosa bolsa de evidencia...

La vida no estaba lista para mí
Ni para las necesidades de esta alma.
Por eso hoy me voy,
Me voy en despedida
No habrá más dolor
Ni días de oficina.

P.D. como no tengo familia todo denlo
a la caridad, excepto el perro, estará mejor con mi jefe.

¡Excelente! Todo en orden, el pago de ese sujeto realmente vale lo que cuesta y la nota de el final le hará saber al maldito pelón de la oficina que nunca me gusto su regalo, venganza al fin...

A lo que sigue. Todas mis cartas y correos empezaran a llegar a la casa de mi madre a partir de mañana, incluido el cheque de mi ultimo salario, debería ser suficiente para que me den una buena sepultura.

Espero que recuerde que una vez le dije que cuando mueres lo mas importante es que te cosan bien la boca, no quieres que a mitad del velorio alguno de tus molestos sobrinos empiece a meter sus carritos en mi cavidad bucal, tanto empeño en tener una dentadura saludable para que al fina me rompan un diente con algún producto hecho en China y lleno de pintura alta en plomo.

Estoy seguro que si no me fuera a morir hoy, viviría más tiempo que esos regordetes demonios... Al menos a donde voy no escuchare a mi hermana todo el día, todas las navidades diciendo: "y ahora mis hijos ya se limpian solos en el baño" o "hey cuando tendrás hijos, serás tan afortunado si son la mitad de hermosos e inteligentes que los míos" mientras que su geniecillo grita porque de nuevo se le atoró la cabeza entre los barrotes de las escaleras.

Tampoco escucharé mas las criticas de mi padre, diciendo que si para eso se mato la mitad de su vida, para que yo lograra ser igual que el vecino, un ñoño que todo el día juega con computadoras...

Cuando entenderá que mi trabajo es crear sistemas, claro... ¡nunca! si él nunca comprendió por que la licuadora tenía mas de un botón, como entenderá la diferencia entre mi labor y la del inútil del vecino que solo sabe bajar pornografía en cantidades industriales...

Pero bueno, llego el momento, todo listo, no he comido desde ayer nada como decía "El manual del Muerto Feliz y Efectivo", eso de que uno vacía sus intestinos al momento de morir nunca lo pasan en las películas y yo no quiero quedar colgado bajo un charco de suciedad.

Estoy seguro, hoy es el mejor día de mi vida.... sarcasmo a parte...

Bien, corbata al cuello, corbata al tubo.
Testamento, revisado e impreso.
Nota de suicidio, perfumada, firmada y doblada como un cisne.
Refrigerador vació y basura afuera, listo (no quiero que las moscas me invadan tan rápido).

Ok, ok, aquí vamos, a la cuenta de tres, saltas de la tasa del baño....

1...

2...

¡Wow, wow! 

Espera, casi lo olvido, no me lave los dientes, eso de aliento a muerto no es broma...

Ok, ahora si, todo en orden, a la cuenta de tres...

1...

2...

3...

.

.

.

.

Sí ahí voy, espera luz blanca, no huyas, yo quiero ir hacia ti, espera... ¡oh! que cómodas son las nubes del cielo....

No siento mi propio peso... ah... libre al fin...

-¿Señor? Abra los ojos, ¿se siente bien?

-¡Oh! un ángel, ¡oh! la alegría de morir

-¿Ángel? no, Señor, mi nombre es Camila, soy su enfermera, estuvo inconsciente tres días...

-No, eso no puede ser, es broma, que graciosos son en el cielo...

-Señor, le tengo una buena y una mala noticia, la buena es que esta con vida, de no ser porque trato de ahorcarse del tubo de la cortina de su baño, hoy no estaría aquí... y la mala es que quedo cuadripléjico.... pero no se apure su hermana se ofreció para cuidarlo en su casa para toda la vida.... ¿no es genial tener familia?.... yo como quisiera... que...

-¿Que? ¡¿Vivo?!

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!!










miércoles, 11 de julio de 2012

De la Mujer y la Madera

Estoy recostada, el suelo terreo y húmedo enfría poco a poco  mi piel, trepa silencioso tornando mi piel aun mas pálida y azulada. No tengo ropas, no las necesito, no se necesitan ropas para llegar a donde voy.

El sol pasa entre las hojas de los arboles, tatuando patrones de hermosa claridad en las curvas de mi cuerpo,   el follaje otoñal cae lento acariciando mi piel.

De las pequeñas rocas, crece musgo, después de cientos de años o solo uno, este comienza a treparme, la mitad de mis muslos y mis hombros reverdecen y atrapan las gotas de roció matinal.

Mi cabello otrora largo, parece más corto, porque sus puntas se hicieron raíz, nutren a la tierra y son hogar de innumerables criaturas y materia prima para el nido de mil más.

Durante el invierno mi cuerpo se hace nieve, la vida que me invade retrocede en mí y por instantes me quiero levantar; pero mi profundo deseo, ese que me trajo a vivir este eterno destino, es más fuerte, es instinto.

En los días de primavera, espero expectante, todo revive, un riachuelo pasa por debajo de mi espalda producto del deshielo y un ocasional pez cosquillea mis caderas.

Todo reverdece y espero hacerlo también...

En mis ángulos ya hay telarañas, mis uñas tienen tierra en ellas y muchas partes de mi piel, cada verano se parecen más y más a la corteza de los arboles, ¿Cuanto tiempo más ha de pasar?...

Del verano al otoño y del otoño al invierno, la primavera renueva mis esperanzas, mientras mi vientre sigue plano... la vida vive en mí, cuando podre ser vida al fin...

¿Es acaso mi cuerpo tierra infértil? suelo estéril incapaz de procrear…

Cuando el llamado de la vida resonó en mis entrañas, la soledad radicaba en mí, busqué mil y más soluciones, trate millón y más embrujos y mi vientre seguía plano…

Decidí venir a la fuente de la vida, a nutrirme del mundo, a beber del elixir de la creación; pero aun sigo sola aquí…

¿Cuanto tiempo ha pasado, cuantos días he esperado, cuando podre ser madre?…

Dormiré, dormiré el sueño eterno, no buscaré más lo que no soy, la alegría que se me negó… moriré y dejaré que la tierra se nutra de mí y dé más vida de la que pude desear…

Es de día otra vez… mi final se acerca, lo que antes eran crestas y valles de femineidad ahora son grietas y desiertos, no hay forma de vivir más para esperar la vida.

Antes de volverme tierra y madera… de mi vientre brota algo, hace milenios no me muevo, con asombro levanto mi cabeza, observo lo que queda de mí y de mi ombligo brota algo…

Un retoño, es un joven árbol, se alimenta de mi sangre y respira de mi aliento, es fruto de mi semilla, me hace eterna como el sol, yo cobijo su tallo y vigilo su crecer, al final logre mi deseo, antes de morir vuelvo inmortal…

Al fin logre mi sueño... soy madre… no estaré sola jamás...