sábado, 4 de agosto de 2012

Segunda parte.

( a la Primera parte aquí )

...Con un estallido el agua golpeó sus troncos, los movía violentamente, la fuerza del agua brava pudo más que los amarres que mantenían unidas las piezas de la balsa.

Sin previo aviso estaban sumergidos hasta el cuello, imposibilitados, a merced de la corriente.

Extrañamente el Doctor conservaba la calma, más que nunca su rostro parecía el de un mamífero acuático.

Mientras que el aún más confundido sujeto descubría con angustia porque no podía hablar y en esta caso, tratar de tomar aire a través de la boca...

Con sus dedos lastimados por tratar de conseguir agarre en las rocas de la rivera, buscó la comisura de sus labios... con nuevo horror se dio cuenta que no tenía boca...

En su lugar estaba la continuación bizarra de sus mejillas, del borde inferior de su nariz no existía más que una planicie cutánea que se extendía hasta su mentón.

El Médico que flotaba cuál boya en vertical, dejo escapar una sonrisa burlona, tan sólo su bigote se perdía de cuando en cuando bajo la superficie encrispada del agua; pero la intención se notaba en la mirada cínica que proyectaban sus ojos tras los lentes.

¿Era todo esto obra suya? pensó con temor, cerrando los ojos para tratar de recordar.

Al hacerlo todo se volvió negro y no sintió más el flotar de su cuerpo en el agua, sólo la sensación de sus órganos internos agitandose en sus cavidades... estaba cayendo y ahora no tenía ojos...

( a la Tercera parte aquí )